Los héroes de Marín se gradúan

Siete jugadores del equipo que logró el doblete en infantiles y el cuarto puesto nacional terminan su etapa junior cuatro años después del mayor logro de la historia de la cantera del CB Santa Cruz y continúan junto al entrenador del equipo Alberto Deniz en la entidad.
Eran unos niños cuando llegaron al CB Santa Cruz y la próxima temporada terminarán su formación en la cantera pasando al baloncesto senior y a la universidad o a los estudios que elijan para su futuro.

Ellos empezaron formando parte del equipo, que salió de la nada en la categoría de preminibasket y llegaron tres años después a jugar la histórica semifinal del campeonato de España infantil frente al Real Madrid, tras ganar al Joventut, Murcia, Valencia, Granada, Gran Canaria, Canarias, Canterbury… Logrando además dos títulos este mismo año, campeones de Tenerife y de Canarias.

Forman parte de la historia junto a sus compañeros de equipo, que nunca nadie podrá borrar ni hacerles olvidar. Se hicieron grandes y ahora afrontan sus futuros deportivos y profesionales, pero siempre tendrán un recuerdo imborrable en sus memorias gracias al baloncesto y al UnoDoce Santa Cruz. Así fue como llegaron:

Javier Hernández: fue el primero de los siete en llegar al club. Un día entró por la cancha del Colegio Isabel La Católica, junto a su madre, para ver si podía formar parte de aquel grupo de 2004, que en ese momento entrenaba en la cancha. Javi es el más veterano del grupo, lleva 8 temporadas completas en el CB Santa Cruz y ha pasado por todas las categorías de premini a junior este año. Todo un ejemplo de trabajo, esfuerzo y compromiso, se especializó en labores defensivas y ha evolucionado mucho físicamente y técnicamente.

Rubén Piñero: llegó poco después al equipo tras una captación, donde el entrenador Alberto Deniz lo localizó en un colegio de Santa Cruz. La sorpresa fue mayúscula al llegar a la cancha y comprobar que era el hijo de Iván Piñero Cano, que después ha sido y es entrenador del club. Ambos, padre e hijo, han sido campeones de liga con Alberto formando parte de una de esas casualidades de la vida. Rubén es un escolta muy versátil, que estuvo formando parte del grupo siempre, que ha evolucionado mucho físicamente y también en al faceta anotadora. Fue miembro del equipo que jugó el primer campeonato de canarias en minibasket con esta generación. También lleva 8 temporadas como Javi, pero unos meses menos.

Enrique Márquez: se incorporó al equipo en la segunda temporada, por tanto lleva 7 años en el club. Le dio al grupo un plus de carácter y nivel físico, que necesitaba. Proveniente de Escuelas Pías, sabía algo de basket, pero enseguida empezó a mejorar y mejorar. Su esfuerzo, constancia y trabajo diario han sido su seña de identidad, evolucionando de la posición de ala-pivot a ser un base en la temporada precadete y que se desempeña muy bien en labores de 2. Ha sido la alegría del grupo por su carácter y su sonrisa permanente, jugador de equipo y muy competitivo. Sin él nada hubiera sido igual dentro y fuera de la cancha. Inolvidable su anécdota cuando olvidó los tenis en el hotel camino de los cuartos de final contra UCAM Murcia.

Saúl Hernández: Saúl es el más diferente de todos, un ala-pivot muy inteligente que ve el juego mejor que nadie, con una capacidad muy buena para pasar. Llegó al equipo algo mas tarde, pero se integró rapidísimo y ha sabido ganarse el cariño de todos. Es el claro exponente de jugador a la antigua, que lee el juego y que va un poco a su aire en la cancha. Palmeó un rebote a escasos segundos del final que nos dio el título de Campeones de Canarias. Es un líder, que hablando poco dice mucho. Le gusta jugar y hacer jugar a los demás. En los viajes sabía hacernos reír a su manera, con su humor y buen carácter. Es insustituible

Pablo Eizaguirre: a Pablo lo fichamos en un partido en Granadilla, se comprometió rápidamente con nosotros y empezó a evolucionar. Su principal virtud fue siempre defensiva, aunque consiguió picos de anotación y mejoró mucho su tiro de 3. Pablo encajó perfectamente en el grupo, por su carácter y ambición. Ha sido un jugador clave en el día a día del equipo por su compromiso y constancia. Sin duda colaboró decisivamente en todos los logros pues era un jugador que siempre aportaba. Sus seis años en el Santa Cruz lo hacen merecedor de todo el respeto y cariño que se ha sabido ganar.

Xavi López: llegó a mediados del año infantil, quizás febrero y en unas condiciones físicas bastante deficientes. Su progreso desde el primer día (que no pudo acabar el entreno) fue muy importante. Es un jugador que tiene el baloncesto y el talento en la sangre, con una capacidad anotadora impresionante y un gran futuro por delante. Su aportación a los logros del año infantil fue definitiva, lideró al equipo y se convirtió en líder dentro y fuera de la cancha. Capaz de anotarle 19 puntos al Valencia Basket en el campeonato de España en un solo cuarto, o de desquiciar a sus rivales al estilo “Drazen Petrovic años 80”, Xavi ha sido un plus decisivo, con miles de anécdotas fuera de la pista en los viajes, torneos o campeonatos que nos guardamos para nosotros. Xavi cumple su quinta temporada en el club y es parte de la historia del SC.

Fallou Ndiaye: se incorporó al equipo en el año infantil, por lo tanto también cumple su 5ª temporada. Fallou salió de África sin saber hablar nada de español y en tan solo tres meses lo hablaba perfectamente y estaba jugando la semifinal del campeonato de España, además de lograr ser el MVP del campeonato, especialmente por la enorme cantidad de rebotes que logró en cada partido. Se ha integrado perfectamente en el club y, con sus 2.07, es un jugador con un futuro por delante, si él quiere. Ha sido trascendente en todas las victorias épicas del grupo, tanto en infantiles, como cadetes y ahora junior. Anécdota muy buena cuando una azafata le pidió su Instagram en un vuelo camino de Hungría.

Alberto Déniz, el «coach»: lideró el proyecto, se marcó el objetivo de conseguir 12 jugadores de la edad en preminibasket y lo logró, para jugar en primera y lo logró, para ganar a los mejores y lo logró, para obtener el título que dedicó a su hermana fallecida y también lo logró… Llevarlos a torneos, a la Eybl, a competir con los mejores. Un método basado en el trabajo diario, esfuerzo y sobre todo la ilusión de ser los mejores desde el entreno y defendiendo. Le inculcó al grupo un espíritu y ambición, que no tiene precedentes, logrando una de las mayores hazañas deportivas del baloncesto de formación en la isla (la historia del SC 2004), un proyecto construido desde la humildad, donde todos han sido y son importantes. El “coach”, como así lo llaman los chicos, fue capaz de dirigir y crear conciencia de “equipo” y poner al Santa Cruz en el panorama nacional e internacional del baloncesto de base.

Muchos jugadores pasaron por este equipo, solo ellos siete siguen hoy en día en el club, es ley de vida en el deporte y quizás algún día no muy lejano también nos dejen…

 – Campeonato de Canarias de minibasket
 – Torneo de Malaga Fym
 – Campeonato de Canarias preinfantil
 – Memorial Gianni Lazarinni (Bassano – Italia)
 – Campeonato de Canarias Infantil
 – Campeonato de España Infantil
 – Eybl Hungría
 – Eybl Praga
 – Campeonato de Canarias Precadete
 – Eybl Hungría
 – Eybl Garachico
 – Título de liga Junior Autonómico

Todos los que han formado parte de este camino han aportado su esfuerzo y su ilusión para hacer crecer a esta generación, técnicos como Alberto “El prepa”, Miki, Alister, Juan, Martínez, Pepo y, sobre todo, los jugadores que han pasado por el equipo. Todos forman parte de esta historia.

Ahora a los siete les toca la vida… Una vida por delante para ellos y un camino para el club.

Vienen otras generaciones, que también quieren hacer historias como ésta o quien sabe si mayores. El futuro dirá.

GRACIAS CHICOS